¿Qué es el dermaplaning?

dermaplaning

El dermaplaning es un método estético que consiste en exfoliar la piel utilizando un bisturí o cuchilla para raspar con suavidad la capa superior de la piel, que está constituida en su mayoría por células muertas. Tras la eliminación de estas células aparece una tez mucho más luminosa y suave. Y aunque así explicado pueda dar un poco de miedo, si se cuenta con los consejos de un especialista notaremos cómo el dermaplaning antes y después ofrece unos resultados increíbles.

Este tratamiento de belleza me llamó la atención cuando empecé a ver que ganaba popularidad entre las instagrammers más top, así que quise enterarme de en qué consistía y ver si este tipo de cuidado de la piel era para mí. Os cuento todo sobre el dermaplaning.

Esta técnica lleva más de 10 años utilizándose entre las mujeres japonesas como método para conseguir una piel más suave y así poder usar otros productos de belleza que, tras el afeitado facial, penetran más fácilmente en la piel y crean un lienzo ideal para utilizar cualquier tipo de maquillaje.

El kao sori, que es el nombre que recibe el dermaplaning en Japón, lleva utilizándose desde los años 70 por grandes actrices del mundo del entretenimiento. Desde entonces poco a poco se ha ido popularizando hasta llegar a otros países como Estados Unidos o España.

¿Qué es el dermaplaning? Todo lo que necesitas saber sobre este método estético

Optar por este método estético para mejorar el aspecto de nuestra piel trae consigo múltiples beneficios. Además, es apto para todo tipo de pieles.

Uno de sus principales beneficios es que ayuda a generar nuevas células tras exfoliar la piel. De esta forma se disminuye la posible aparición de arrugas e incluso se reducen aquellas cicatrices producidas por la aparición de acné.

Como resultado, obtendremos una piel mucho más suave y luminosa que, por si fuera poco, también ayuda a la aplicación de otros cosméticos.

Sin embargo, aunque está recomendado para todo tipo de pieles, no está recomendado para personas que sufren de piel acnéica, psoriasis, dermatitis, cuporosis o rosácea, así como otros problemas derivados que puedan aumentar la sensibilidad de la piel. De padecer este problema se debe acudir a un especialista para que lo trate antes de poder utilizar el dermaplaning.

El dermaplaning es completamente indoloro. La sensación que experimentaremos durante el tratamiento será muy parecida a cuando nos depilamos otras partes del cuerpo. Y, en contra de lo que se dice del aumento del vello tras el afeitado, está comprobado que no esto no ocurre utilizando esta técnica. Expertas como Tatyana autora de Rostromania nos hablan de todo cuanto necesitamos saber sobre este método para conseguir los mejores resultados para nuestra piel.

También es importante recordar que se deben usar productos hidratantes como son el sérum, cremas, tónicos u otros productos similares tras realizar el dermaplaning. Ya que, como ya hemos comentado, la piel podrá absorber con mayor facilidad estos productos para hidratarse y protegerse aún más.

Del mismo modo, es importante que nos aseguremos de no utilizar productos exfoliantes antes y después del tratamiento, ya que una exfoliación en exceso podría dañar nuestra piel. Tampoco deben usarse productos químicos como el ácido gliílico o el ácido salicílico días antes del tratamiento, ni tampoco tras haber pasado un tiempo desde su realización. Es recomendable que el dermaplaning se realice no más de una vez al mes.

Si lo que se buscáis son más consejos sobre esta técnica innovadora para el cuidado de la piel, podemos optar por visualizar algún vídeo de esta lista de reproducción:

Aprender más sobre dermaplaning nos acercará más este y otros métodos de peeling fácil para mejorar nuestro aspecto cada día.

Mucho amor,

Deliria Rose