Permanente de pestañas: el antes y el después

Permanente de pestañas después

Hello darlings! Hoy os voy a hablar de un tratamiento que me he hecho hace poco y que tenía en mente desde hace un tiempo ya. Se trata de la permanente de pestañas: antes y después. ¿Merece la pena o no?

La cuestión es que si miras cualquier look de maquillaje en Pinterest o Instagram es difícil encontrar uno que no incluya unas súper pestañazas. Y yo, que amo las pestañas exageradas estilo drag queen, me preguntaba qué tratamiento de belleza era exactamente el que dejaba esos ojos tan bonitos.

Pues bien, básicamente hay dos tratamientos diferentes en lo que se refiere a pestañas. Por un lado, tenemos las extensiones, que consisten en añadir pelitos a tu pestaña natural. Por otro lado, tenemos las permanentes, liftings y rizados de pestañas, que en general trabajan solo con el pelo natural que tú tengas. Estos últimos son más cuidadosos con tus ojos, más rápidos y más económicos, pero el efecto es menos potente.

Permanente de pestañas: antes y después

Disculpad porque olvidé hacerme fotos justo antes del tratamiento, así que he tenido que buscar otras donde no llevaba pestañas postizas. ¡Me ha sido difícil! Y encontrar una foto sin maquillaje, directamente, imposible. Esta es la foto más natural que he encontrado:

Antes de la permanente de pestañas
Antes de la permanente de pestañas

Antes del tratamiento la pestaña se ve más plana y con las puntas más claras. En la foto el color no se aprecia porque llevo máscara. De nuevo, sorry! La máscara de pestañas que llevo en esta foto, por cierto, es la Hypnose Drama Midi de Lâncome.

Permanente de pestañas el después
Después de la permanente de pestañas

Si os fijáis, después del tratamiento de permanente de pestañas la pestaña natural se ve más curvada desde la raíz, lo que hace que se vea más levantada. Después, como veis el pelo está negro desde la raíz hasta la punta.

¿En qué consiste la permanente de pestañas?

La permanente de pestañas consiste en rizar la pestaña natural, especialmente en la base para que se vea más levantada y ópticamente parezca más larga. Se utiliza una especie de rulo que se coloca en la base de la pestaña y se aplica un producto para que coja forma.

Normalmente este proceso se hace en conjunto con el tinte de pestañas, que no es otra cosa que oscurecer la pestaña de forma permanente.

La duración total del tratamiento, permanente más tinte, es de una hora.

Precio de la permanente de pestañas

En el centro de estética donde yo me lo hice costaba 35 libras. En España cuesta aproximadamente lo mismo, pero en euros, a partir de unos 35 euros.

¿Cuánto dura?

La permanente de pestañas dura entre 4 y 6 semanas, dependiendo de tu ciclo de crecimiento natural.

Permanente de pestañas y tinte

Las permanentes de pestañas se suelen realizar junto con un tinte. Así, la pestaña además de ganar longitud, ópticamente, se ve más gruesa y más densa. Pero hay que tener en cuenta que son tratamientos diferentes.

El tinte se hace después de haber hecho la permanente.

Permanente de pestañas demasiado rizadas

Permanente de pestañas demasiado rizadas
Permanente de pestañas demasiado rizadas

Hasta aquí la descripción de lo que es la permanente de pestañas en general. Ahora os cuento como fue mi experiencia. La cuestión es que todo el mundo parece querer tener unas pestañas muy rizadas, lo cual está bien si tienes las pestañas cortas. No obstante, en mi caso no es así. Mis pestañas son bastante largas de forma natural, aunque planas. Lo que ha ocurrido entonces es que la permanente de pestañas las ha dejado demasiado rizadas para mi gusto. 

Las pestañas están tan rizadas que chocan contra la parte superior de mi párpado. Y hacen cosquillas. Y no hacen un efecto muy bonito, porque se doblan. No obstante, tengo que decir en los primeros días el efecto de rizado en exceso era más intenso. Y después de par de semanas con ellas han ido bajando y se ven más naturales. Ya casi no dan contra los párpados, pero he tenido que esperar dos semanas a que tengan el rizado perfecto.

Cuidados posteriores a la permanente

Después de la permanente de pestañas no he realizado ningún cuidado posterior específico. 

Me dijeron, únicamente que evitara las saunas, vapores y agua de forma directa en la cara en las 24 horas siguientes al tratamiento, pero ya está.

Fui a hacerme la permanente justo el día antes de que cerraran todo debido a la cuarentena por estado de alarma, así que tampoco me he preocupado excesivamente por ellas. Las he tratado como si no llevara nada, porque no he salido de casa desde entonces.

Me he lavado la cara de forma normal, he utilizado todos mis productos cosméticos de forma habitual. Hago lo mismo que haría si no llevara la permanente. Después de tres semanas casi veo se van cayendo algunas y el rizado pierde algo de fuerza, pero dentro de lo normal.

¿Qué diferencia hay entre lifting y permanente de pestañas?

Hay mucha gente que se pregunta si permanente de pestañas es lo mismo que lifting. La cuestión es que no. Aunque son tratamientos muy similares, no es exactamente lo mismo. 

El lifting de pestañas, básicamente, utiliza productos más fuertes para rizar la pestaña. En concreto se aplica un gel y un adhesivo para que el pelo natural se mantenga durante más tiempo. El lifting suele durar más de 8 semanas, mientras que la permanente dura de 4 a 6 semanas.

Mi opinión sobre el tratamiento

¿Repetiré con la permanente de pestañas? En primer lugar, tengo que decir que mis pestañas son largas de por sí. Pese a ello, me aplico máscara de pestañas todos los días. No puedo salir a la calle sin corrector de ojeras y un toque de rimmel. Esa es la razón por la que me decidí a hacer la permanente de pestañas.

Pros

Lo que me gusta de la permanente de pestañas es que no tengo que aplicarme máscara en el día a día. Y me ahorro un paso por la mañana, que es el aplicármela. Y un paso por la noche, que es el desmaquillar las pestañas. Sabes que si no desmaquillas los ojos con cuidado, el frotar de forma agresiva puede generar patas de gallo.

Contras

Lo que no me gusta tanto de la permanente de pestañas es que están tan levantadas que chocan contra el párpado y se doblan. Por lo tanto, si tienes las pestañas más bien cortitas o la punta está alejada de tu párpado cuando tienes los ojos abiertos puede que te vaya bien. Pero si tienes las pestañas largas por naturaleza puede que la permanente de pestañas las rice demasiado.

O sea, que, en realidad lo que me ha gustado de este tratamiento no es la permanente en sí si no el tinte de pestañas que me aplicaron después.

Por eso, me estoy planteando para la siguiente visita al salón, pedir solamente tinte de pestañas, y rizarlas en casa con ayuda de un rizador. Así no sé levantarán tanto, pero no hará falta que use rimmel. Y además, así me evito el uso de químicos que se utilizan en la permanente.

Espero que esto os haya ayudado a ver cómo es el antes y el después de una permanente de pestañas. Vosotros decidís si merece la pena o no.

Un abrazo,

Deliria Rose

2 comentarios sobre “Permanente de pestañas: el antes y el después

Los comentarios están cerrados.