Piel Grasa: La Guía Completa Definitiva

Piel grasa

Tengo el cutis graso-mixto y un blog de belleza, así que este es un post que tenía que llegar en algún momento: la guía definitiva sobre la piel grasa. ¡Por fin! Aquí os cuento todo lo que debéis saber: qué es, por qué se presenta, cómo cuidarla y lo que personalmente me ha funcionado para tratar este tipo de piel.

Tenemos que tratar de aprender que la piel con tendencia grasa no es un problema en sí. Tenemos que mimarla y cuidarla como se merece y nuestro esfuerzo dará sus frutos. ¡Os cuento cómo!

¿Qué es la piel grasa? Características.

La piel grasa es un tipo de piel que se diferencia por presentar brillos en la zona de la frente, nariz y barbilla debido a un exceso de sebo producido por sus glándulas sebáceas. Tiene un aspecto más grueso debido a que los poros están más cargados. Los poros abiertos o dilatados en la cara también son una característica de este tipo de piel.

Las pieles con tendencia seborreica suelen presentar una mayor resistencia a las condiciones climáticas que las pieles más secas, especialmente al sol. Aunque no lo suficiente como para que se pueda prescindir de protector solar en ningún momento del año.

Las pieles grasas suelen relacionarse con problemas de imperfecciones y acné, pero en realidad los granos y espinillas no son específicos de este tipo de piel.

Un cutis graso es un tipo de piel que se presenta tanto en hombre como mujeres, especialmente durante la juventud y tiende a equilibrarse con la edad. Es decir, se va volviendo más seca.

Otros tipos de piel son: piel seca, y piel mixta (una combinación de la piel grasa y seca).

¿La piel grasa envejece menos?

A la hora de envejecer, la piel grasa suele presentar problemas de flacidez, pero no tanto de arrugas

Otra observación sobre la piel con tendencia aceitosa y el paso del tiempo es que hay que tener en cuenta que pueden quedar residuos de grasa acumulados a lo largo de los años en ciertas zonas del rostro que pueden cargar y aportar peso a la piel.

Esto es muy típico en la zona de las mejillas, donde se presenta una piel más gruesa de forma vertical, junto a las comisuras de la boca. Para evitarlo es importante seguir una limpieza y tratamientos adecuados desde la juventud. 

¿Cómo saber si tienes la piel grasa?

Tienes la piel grasa si tu rostro presenta brillos la mayor parte del tiempo, especialmente en la zona de la frente y la nariz.

Si tienes el cutis graso en estas zonas pero seco o tirante en pómulos y mejillas, entonces tienes una piel mixta.

Si tu dermis presenta algo de descamación entre las cejas y las aletas de la nariz, puede que se haya producido una dermatitis seborreica. La piel grasa y escamosa suele ser señal de piel sensible. 

La piel sensible puede darse en todos los tipos de piel, también en las pieles secas y mixtas.

Obviamente, existen grados de tendencia grasa. Incluso una misma persona puede tener una piel más o menos grasa dependiendo de la edad, de los tratamientos que esté realizando o de la dieta que siga.

En los casos más extremos, se puede observar una capa grasa al contacto con la piel. 

¿Qué hacer para no tener la piel grasa?

En primer lugar: siempre vas a tener la piel grasa. Puede que en mayor o menor medida, dependiendo de cómo la trates, pero en general, se trata de un factor genético que no se puede modificar. No vas a poder eliminar la piel grasa para siempre. Lo que sí puedes hacer es tratarla.

Tener este tipo de piel no tiene por qué ser algo negativo, y por supuesto no es una enfermedad, por lo que no necesitas tratamiento médico para ello. 

Para reducir la cantidad de grasa producida puedes:

  1. Utilizar cosméticos específicos (como veremos más adelante).
  2. Seguir una dieta baja en grasas.
  3. Aplicar una rutina de limpieza adecuada.

Así conseguirás regular la cantidad de sebo producido.

¿Por qué tenemos la piel grasa?

La piel grasa se debe a un conjunto de diversos factores que pueden tener mayor o menor impacto.

Principales causas:

  • Alimentación con importante proporción de grasas
  • Factores piscológicos como estrés o ansiedad
  • Alteraciones hormonales (especialmente la pubertad)
  • Causas genéticas

La falta de sueño o una higiene incorrecta también son factores que influyen en una mayor producción seborreica.

¿Cómo cuidar la piel grasa?

Curiosamente la producción de sebo sirve para proteger la piel de la sequedad. La piel grasa puede estar también deshidratada, una cosa no tiene que ver con la otra. Por eso cuando utilizamos productos que la dejan demasiado seca o tirante, el efecto rebote suele ser mayor.

Para cuidar el cutis graso deberemos seguir estos pasos:

  1. Limpiar la piel cada mañana y cada noche.
  2. Hidratar mañana y noche con cremas ligeras o tipo fluido.
  3. No saltarnos la protección solar, como con cualquier otro tipo de piel.

Además de esto, puedes completar tu rutina de cuidados faciales con remedios caseros, como por ejemplo el uso de aloe vera.

Qué productos utilizar

Todos los tipos de piel deben de seguir una rutina de cuidado de mañanade noche. Pero cuando hablamos de piel grasa, los productos básicos que necesitas para cuidarla son los siguientes:

Productos para piel grasa
Productos para piel grasa

Gel limpiador:

Para limpiar la piel mañana y noche. Si tienes la piel más bien mixta, entonces solo por la noche. Puedes elegir entre textura en gel o espuma.

Hidratante facial: 

Si no hidratas la piel, tratará de hidratarse ella sola, lo cual acarrea una mayor producción de grasa. Hay cremas en gel como esta matificante de Avène que funcionan genial para evitar el exceso de grasa.

Exfoliante: 

Los hay más suaves para exfoliar la piel a diario y más fuertes para utilizar una o dos veces por semana. Así desincrustarás los poros en profundidad y quitarás el exceso de sebo. 

¿Mi secreto para exfoliar? Las tiras desincrustantes para nariz y barbilla. Dejan la piel súper suave y con sensación de limpieza.

Mascarillas de arcilla:

Absorben la grasa de la piel. Me gusta esta mascarilla de Kiehl’s que a la vez de absorber la grasa, exfolia.

Si incorporas estos productos en tu rutina, en cuestión de días notarás que la piel, de por sí, empieza a generar menos grasa.

A la hora de elegir un producto u otro, quédate con las siguientes formulaciones:

Productos para pieles grasas:

  • No comedogénico: que no contiene ingredientes de base aceitosa.
  • Astringente: que produce desecación y cierre parcial de los poros.
  • Antibacteriano: evita que se acumulen bacterias que pueden dar lugar a acné.
  • Seborregulador: regulan la producción de sebo de la piel.
  • Matificante: evitan la aparición de brillos.
  • Cremas ligeras, en gel y fluidos: busca formulaciones que no aporten peso a la piel.

A la hora de buscar ingredientes, no tienes restricciones, pero trata de evitar las bases aceitosas. El sérum de vitamina C, por ejemplo, es un producto que te va a hidratar muchísimo sin aportar grasa.

Acné y piel grasa

Según los dermatólogos, el acné es un problema cutáneo que se debe distinguir de la piel grasa. Aunque esta lo presente con mayor asiduidad, cualquier tipo de piel es susceptible al acné.

El acné es el resultado de una sobreproducción de sebo o materia grasa. Al producirse excesivo sebo, los folículos pilosos se obstruyen. Es entonces cuando se desarrollan bacterias que pueden dar lugar a la formación de puntos negros, inflamaciones y granos de acné.

Piel grasa y maquillaje

La piel grasa puede tener algunos problemas específicos a la hora de aplicar el maquillaje.

Al formarse una película de grasa, la base de maquillaje líquida no puede fijarse bien, con lo que se va “moviendo” o perdiendo a medida que pasan las horas.

Otro problema que suele ocurrir (y a mí me pasa un montón), es que, al utilizar bases líquidas, los brillos se acentúan aún más.

Para maquillar la piel mixta o grasa, lo mejor es utilizar bases de maquillaje en polvomatificantes. Si prefieres un fondo de maquillaje líquido, mejor compacto que fluido. No obstante, hay uno fluido que funciona bastante bien, el Fit Me Poreless Liquid de Maybelline, en el enlace os cuento más. A mí personalmente también me gusta utilizar prebasesprimers, además del maquillaje en sí.

Espero que esta guía súper completa sobre el cutis graso os haya servido si tenéis este tipo de piel.

Yo tengo piel mixta, pero hace años era mucho más grasa, y he sufrido muchos de los problemas que este tipo de cutis conlleva. Pero también hay que decir que tiene cosas buenas, como por ejemplo que se forman menos arrugas.

En todo caso, lo importante es conocer cómo es tu piel, qué necesita en cada momento y cómo puedes tratarla lo mejor posible.

Por último ¡sígueme en Facebook para no perderte ninguna novedad!

Un abrazo,

Deliria Rose