Cómo conseguí recuperar mi pelo quemado por la decoloración (mi solución paso a paso)

solución al pelo quemado por decoloración

Hoy os voy a contar mi solución personal para recuperar el pelo quemado por la decoloración. Y os hablo de un daño extremo causado por la decoloración de raíz llevando el pelo rubio platino. Puede que suene algo trivial, pero para mí, ver mi pelo tan dañado tuvo un impacto enorme en mí.

El pelo, para mí, como sabéis es muy importante. Y aunque ahora, años después puedo hablar del tema sin tapujos, lo cierto es que en el momento me causó mucho estrés. Ver que el pelo se estira como un chicle o que tienes mechones de cabello que miden solo 3 ó 4 cm es algo que impresiona.

Pero lo importante es que, después de llegar a un punto bastante extremo de daño por decoloración, hoy mi pelo está totalmente recuperado. No ha sido fácil, ya os aviso. Y hay muy poca información online que de verdad cuente lo que ocurre con la decoloración. Cuando trataba de buscar una solución al pelo quemado no conseguía encontrar casos reales. De la mano de alguien que lo haya experimentado en primera persona.

Así que hoy os voy a contar toda mi historia, por si a alguien le sirve. En primer lugar, os voy a contar cómo llegué a tener ese pelo tan dañado por la decoloración. Por qué el pelo se estropea tanto, llegando a quemarse. Y después de eso, os explicaré que es lo que hice, paso a paso para recuperar mi cabello.

Cómo mi cabello se quemó por la decoloración

De mechas a decoloración de raíz

Cuando iba al instituto empecé a darme mechas rubias, y con eso me contenté durante un tiempo. Pero yo lo que quería de verdad era el rubio platino Barbie que solo puedes conseguir con la decoloración de raíz. Así que, con 21 años decidí hacerme la decoloración de raíz y volverme rubia platino.

Mi experiencia con la decoloración de raíz

Al principio estaba encantada. Mi pelo estaba bien y el color era precioso. Pero me molestaba un poco la raíz oscura. Así que me hacía la decoloración cada 3 ó 4 semanas como mucho, religiosamente. Por nada del mundo dejaba que se me viera más raíz. Por supuesto, me lo hacía yo sola, así que era difícil ver si la decoloración la estaba aplicando solo en el cabello virgen o sobre el cabello ya tratado. Sobre todo en la parte de atrás de la cabeza.

Solo para aclarar: cuando hablo de cabello decolorado esto significa cabello que ha sido tratado con polvos de decoloración y agua oxigenada. En este post no me refiero a tintes, que son menos agresivos.

Como sabréis, el cabello se puede decolorar de raíz o con mechas. Con las mechas o rayitos el cabello se maltrata menos, pero también se maltrata. Las soluciones de las que voy a hablar en este post sirven para cualquiera de los dos tipos de coloración.

Tras un año siguiendo mi rutina inexorable empecé a ver que mi pelo estaba increíblemente seco. Hasta un punto que no os podéis imaginar. Mi pelo estaba tan falto de aceites que lavarlo daba pena. También estaba súper quebradizo. En la foto podéis ver cómo me estaba quedando sin pelo en la parte central trasera.

La situación siguió así hasta que llegó un punto en el que no podía moldearme el pelo con el secador, porque el pelo húmedo estaba tan mal que no podía pasarme el cepillo. Estaba tan chicloso que se estiraba y se rompía. De pena. Tenía que secarlo un poco sin la boquilla del secador, esperar a que se secara y solo entonces podía peinarlo.

Mis amigas y mi madre me decían que me olvidara ya de la decoloración. Pero es que yo estaba obsesionada. Ser rubia platino se había convertido en tan parte de mi identidad que no podía dejarlo.

Durante ese tiempo yo usaba los productos más premium que estaban a mi alcance. Los champús de L’Oreal Professional, por ejemplo, que me ayudaron, pero no podían con todo el daño que la decoloración había ocasionado en mi pelo.

En su día hice un post sobre los mejores productos para cabellos con decoloración.

Pelo chicloso y elástico

Con 25 años, 4 años después de mi rutina de decolorar el cabello cada 3-4 semanas, llegó un momento en el que tuve que enfrentarme a la verdad. Mi pelo estaba tan mal que tenía solo unos pocos mechones largos. Me da vergüenza describirlo ahora, pero es la verdad. Esto es lo que hace la decoloración en el cabello cuando abusas de ella.

Siempre trataba de ocultarlo, pero llegado a cierto tiempo, era imposible. Así que me decidía a cortarme el pelo y dejar la decoloración por fin.

Me tuve que hacer un cambio de look radical. Me corté el pelo por encima del hombro y empecé a darme un tinte en las raíces que iban creciendo. Parece una tontería para alguien que no haya pasado por esto, pero me afectó tanto mentalmente que no al cabo de 6 meses tuve que hacer algo para volver a sentirme yo.

Lo que hice fue ponerme extensiones de color rubio claro. Y eso, manteniendo a la vez unas mechas suaves en mi color natural, me ayudó a volver a tener la longitud y el color con los que yo me sentía más identificada.

Desde este momento he ido creciendo mi pelo de forma natural. Deje de llevar extensiones durante un tiempo, y ahora vuelvo a llevarlas otra vez. En cuanto a la rutina de color, jamás he vuelto a hacerme la decoloración de raíz. Porque sé que es una relación amor-odio que va a acabar quemándome el pelo. Desde que la dejé, lo único que he hecho son mechas.

Tengo muchas más cosas que contaros sobre las mechas y sobre las extensiones, pero es otra historia diferente. Ahora os voy a contar cómo hice para conseguir recuperar mi cabello quemado por la declaración.

Mi solución para el pelo quemado por decoloración

Os voy a contar la solución que apliqué para mantener la decoloración durante 4 años, que no es poco. Y os voy a contar también lo que hice para cuidar el pelo después de la decoloración.

En realidad, no existe una única solución para recuperar el pelo quemado por la decoloración. Fue una suma de varias acciones lo que me ayudó finalmente a recuperar la salud de mi pelo. Pero de verdad, si vais seguís el sentido común y todos los pasos poco a poco estoy segura de que conseguiréis recuperar vuestro querido pelito.

1. Deja o espacia la decoloración.

Sé que esto es obvio, pero no está de más recordarlo. Si puedes, deja la decoloración. Hay otras formas de conseguir un rubio bonito menos dañinas para el cabello. No hace falta que dejes la decoración para siempre, pero intenta darle un descanso a tu pelo si es posible.

Por ejemplo, si estás haciendo decoloración de raíz puedes intentar darte sólo mechas. Si te estás dando solo mechas puedes intentar hacerte menos. O darte solamente tinte.

Otra cosa que puedes hacer es espaciar las decoloraciones. Si te la haces, por ejemplo, cada tres semanas, intenta hacerlo cada cuatro. O, sea cual sea tu rutina de decoloración, intenta espaciarla un poco más.

2. Elige una oxigenada más baja.

Si estás utilizando un agua de 40 para hacer la decoración intentar sustituirla por un agua de 30. Si tienes el cabello muy oscuro es cierto que te va a costar más levantarlo, pero si tienes el cabello ya claro o con decoloración ya debajo, intenta utilizar el agua más baja que puedas.

3. Utiliza polvos de decoración y agua oxigenada de calidad premium.

No ahorres en los productos que más están dañando tu cabello. Minimiza el daño. Utiliza únicamente polvos de decoloración y agua oxigenada de la mejor calidad que puedas encontrar.

Algunos productos recomendables son los que contienen queratina, ya que van a ayudar a reparar el cabello ya dañado. Yo noté una gran diferencia cuando dejé de utilizar polvos decoración cualquiera a cuando empecé a utilizar otros que me costaban mucho más caros pero que eran más respetuosos con mi cabello. Por ejemplo, una de las cosas que empecé a notar es que al final del proceso de decoloración el pelo estaba menos poroso.

Además, cuando termines de usar el polvo y agua oxigenada, es importante seguir un tratamiento para el pelo después de una decoloración que sea especifico para sus necesidades.

Si tuviera que recomendar unos polvos de decoloración que fueran más suaves con el cabello creo que diría los Igora Vario Blond de Schwarzkoft.

4. Usa mascarillas en cada lavado.

Utiliza mascarillas en cada lavado. Pasa de los acondicionadores porque no te van a hacer prácticamente nada. Imagínate que solo tienes una oportunidad en cada lavado de usar un producto. Intenta que esta oportunidad sea con el producto que más necesita tu cabello.

Hay muchas mascarillas del mercado. Y aunque es cierto que muchas te van a “hacer algo”, hay algunas que van a funcionar mucho mejor. Porque están específicamente diseñadas recuperar la fibra capilar. Olvídate de las mascarillas de supermercado. Si quieres pelo top, necesitas productos top.

Una de las mascarillas más efectivas para el pelo quemado por la decoloración es probablemente la mascarilla Khroma Filler de Kérastase.

Opinión Mascarilla Chroma Filler de Kérastase
Mascarilla Chroma Filler de Kérastase

5. No peines el pelo cuando está húmedo.

Evita pasar el peine cuando está el pelo mojado. El cabello decolorado se enreda muchísimo, y lo normal es que se rompa cuando está en un estado de daño avanzado.

En lugar de eso, lo que debes hacer es lo siguiente: seca el pelo con cuidado con una toalla. A continuación, seca el pelo con secado con el calor más bajo y lo más lejos que puedas. Haz que se termine de secar al aire. Y ahora, cuando esté totalmente seco, es cuando puedes pasar el peine o cepillo. De este modo evitarás que se rompa.

Si llevas el pelo decolorado estará bastante poroso, así que desafortunadamente tendrás que usar planchas para disimular el encrespamiento. No queda otro remedio. Pero intenta minimizar el daño, please.

De todas formas, si prefieres peinarte el pelo cuando aún está húmedo, hay cepillos específicos para esto. El más famoso es el de Tangle Tweezer, que tiene en versión compacta y con mango. Y en un montón de colores:

Tangle Tweezer Opiniones cepillo desenredante
Tangle Tweezer cepillo desenredante

6. Utiliza siempre protector del calor.

En cuanto tengas el pelo listo para el secador o plancha aplica un protector del calor. Hoy en día parece que no hay muchos en el mercado, pero son útiles. Unos que a mí me gustan mucho son los protectores de calor de GHD, pero usad el que mejor os venga.

7. Lava el pelo lo menos posible.

No, no es una grosería. El pelo en este estado necesita absorber aceites urgentemente. Y nada mejor que los propios aceites presentes en el cuero cabelludo para hacer este trabajo. Cada persona tiene su ritmo de lavado. Elige el que mejor le vaya a tu pelo en función del daño.

8. Evita matizar con tintes.

Sé que esto es difícil. Sobre todo si te decoloras el cabello para añadir un color de fantasía encima, pero si puedes, evita usar tintes para matizar mechas. El agua oxigenada que contiene va a dañar el cabello. El cabello decolorado se puede teñir, sí, pero esto solo va a añadir más daño. Trata de matizar tu rubio con un champú morado. O incluso una mascarilla morada. También existen matizadores o «toners», que se utilizan específicamente para matizar la mecha. Son una variación de los tintes semi-permanentes y dañan mucho menos el cabello.

Un ejemplo de mascarilla violeta sería el siguiente de Wella. Esta es una mascarilla de uso profesional y muy efectiva. Si en cada decoloración, y también entre tratamientos, aplicamos esta mascarilla, vamos a conseguir evitar quemar más el pelo por el uso de tintes. De hecho, no estaremos dañando más el pelo quemado por la decoloración, sino que lo estaremos cuidando y reparando.

Mascarilla Violeta Wella Professionals Colour Fresh
Mascarilla Violeta Wella Professionals Colour Fresh

9. Usa aceites y sérums ¡pero solo en seco!

Puede que lo hayas comprobado por ti mismo. Si usas un producto en aceite sobre un pelo muy dañado cuando está húmedo y luego pasas planchas o secador se va a freír como una patata. Literal.

Así que espera a que se seque y luego usa el aceite o sérum que corresponda. Puedes utilizar aceite de argán o de macadamia. El aceite de oliva y el de almendras recuerdo que los usé durante un tiempo y me gustaron mucho porque eran remedios naturales para el cabello decolorado. Lo cual no es fácil de conseguir. La manteca de karité también viene bien.

Los sérums puede que te vengan mejor si prefieres una textura menos grasa, ya que no son nada pegajosos.

Los aceites, en general, no solamente favorecen la recuperación de las cutículas sino que además también se va a ver más bonito por fuera. En general, son el mejor tratamiento natural para el cabello decolorado y chicloso si pensamos en reparación.

10. La solución definitiva para recuperar el pelo quemado por decoloración: la keratina.

El cabello decolorado y la keratina son una combinación ganadora. El cabello decolorado elástico o el cabello decolorado que se rompe son un indicio de que la fibra está completamente destruida. Para repararla (al menos en parte), la keratina puede ayudar. Lo que va a hacer es sellar la fibra. En realidad, el problema sigue ahí, pero el pelo se ve más bonito y soluciona el problema del cabello chicloso.

El pelo que está roto es difícil de recuperar, pero los productos con queratina sellan la estructura exterior para dar la apariencia de que el cabello vuelve a estar completo. Es como si el pelo fuera una pajita y le pusiéramos un poco de “super glue” en la zona rota para repararlo. El pelo sigue mal, pero al menos ahora está completo y aguanta más.

Para mí la keratina es la mejor solución para recuperar el pelo quemado por la decoloración, pero debéis hacerlo en combinación con los consejos anteriores para obtener el mejor resultado.

Podéis utilizar diferentes productos con queratina. Todos van a aportar algo. Pero en mi opinión, si queréis un buen chute, lo mejor es utilizar viales de keratina pura. El ejemplo más famoso es el de la marca Tahe. Básicamente lo usas después de lavar y acondicionar el cabello. A continuación desenredas y secas.

La keratina líquida no solo va a ayudar a reparar el cabello quemado por la decoloración, también va a aportar suavidad y brillo al cabello.

Tahe Kerafusion Tratamiento Capilar Keratina Pura
Tahe Kerafusion Tratamiento Capilar Keratina Pura

Espero que este post os haya servido si estás buscando reparar el cabello quemado por la decoloración.

Sé que es eso momento más delicado de lo que mucha gente podría pensar, pero recordad que no estáis solos. La situación por la que estés pasándola pasado ya mucha gente y el pelo quemado por la decoloración se puede recuperar.

Simplemente tienes que empezar a tratar tu cabello con mimo y con paciencia. Y estate seguro de que nos semanas y meses vas a empezar a notar los resultados. Ante todo, lo más importante es que recuerdes que hay otras formas de conseguir el cabello rubio menos dañinas y que deberías considerarlas.

Nos vemos en redes sociales.

Mucho amor,

Deliria Rose

2 comentarios sobre “Cómo conseguí recuperar mi pelo quemado por la decoloración (mi solución paso a paso)

Los comentarios están cerrados.